Todos los Cubanos saben bailar

La vida está llena de tópicos y estereotipos. Estos nos ayudan a categorizar y digerir el mundo que nos rodea de una forma más simple. Visto uno, vistos todos, y así de esta forma tan simple podemos catalogar a los súbditos de otros países. Podemos afirmar por ejemplo que todos los Alemanes son puntuales y eficientes, los Españoles todos flamencos y toreros y que en Cuba todos los cubanos saben bailar. Pues bien, partiendo de esta base y sabiendo de buena tinta que en España la población torero-flamenca no supera el 10% me gustaría hablar un poco sobre Cuba y sus bailadores

Cuba es una isla musical, madre de muchos ritmos musicales y de bailes mundialmente conocidos, cuna de bailarines y bailadores internacionalmente reconocidos. Y eso a dado lugar, con razón, a creer en el estereotipo de que todos los cubanos saben bailar. Y si bien eso no es del todo incierto si llamamos bailar a mover las caderas con gracia y alegría, no entra dentro del concepto que yo tengo por “saber bailar”. Hace un par de años tuve la ocasión de poder viajar por la isla durante un mes y pude comprobar con mis propios ojos lo que afirmo unas líneas más arriba.

Los cubanos son alegres, divertidos y guasones y no pierden la oportunidad de mover la cadera cuando suena la música y más aún si es para cortejar a una muchacha, pero saber bailar como yo lo entiendo va bastante más allá.

Saber bailar implica tener una serie de conocimientos técnicos y habilidades aprendidas, ya sea trasmitidas por otras personas o adquiridas con esfuerzo a través de ensayos y repeticiones a lo largo del tiempo. El modo no importa, pero si importa el esfuerzo, el tesón, las ganas, la constancia... Y para esto señores... no existe diferencia en el color de la piel o en el País de origen. Hoy día se podrían contar por miles los magníficos bailadores de ritmos cubanos de Origen “no cubano” regados por el mundo y ya abundan algunas decenas de excelentes Maestros de ritmos cubanos que no nacieron en la isla. Por mencionar solo algunos amigos míos: KeVin Cano, Esteban Isnardi II o Cristian Mauricio Vera Nuñez

Quiero con este escrito animarles a romper estereotipos y darle a cada uno su lugar. No se dejen engañar por el cubano embaucador (Les aseguro que los hay) que les venda la moto con la etiqueta de: “es que yo lo llevo en la sangre”.

Que no les den gato por liebre o Pepsi por Coca Cola.

Fdo: José Luis Feo